lunes, 30 de junio de 2014

No tienes otra cosa que hacer que ser un profesor, maestro o padre ¡feliz!



Viendo a la pobre Mafalda delante de su sopa, resignada y triste, no puedo evitar pensar frente a cuantas sopas nos encontramos también los adultos todos los días. A veces la vida parece ser un "tío vivo" que no para de llevarnos, una y otra vez, al mismo sitio. Puede que en ocasiones seamos capaces de anticipar lo que va a venir y prepararnos para ello. Otras nos atropella la misma respuesta impertinente de nuestros hijos, la actitud retadora de algún alumno, volvemos a perder los papeles y hacemos crónico en nosotros un padre o profesor que no queremos ser, pero del que no sabemos como escapar. Como Mafalda, te tragas la amarga sopa cotidiana, y a fuerza de vivir en este "modo automático", acabas creyendo que no hay otra cosa; que la vida te ofrece ese triste caldo como único menú posible.

Pero, ¿sabes? ¡Hay tantos exquisitos platos esperándote! ¡Nos sabes cuantos delicados manjares hay por degustar! No podrás hacerlo si no haces un único y sencillo ejercicio; un solo paso de poder:  

¡¡Párate y piensa!!

Es verdad que no estamos acostumbrados. La vida va deprisa, cada vez más rápido, y es una gran ejercicio de consciencia decir, ¡ya no más! ¡Me bajo del carrusel! ¡Hay que ser valiente para ello!

Lo bueno de esto es que a partir de entonces tu visión cambia. Tu trabajo en el aula, tus alumnos, tus hijos, tus compañeros de trabajo, el director del instituto y hasta el alumno más "tormento"¡cambia!
No es que ellos de golpe pasen a ser lo que tu siempre has esperado que fueran, sino que ahora tienes otra visión privilegiada para acercarte a ellos; lo que ha cambiado es tu visón. Es realmente gratificante ver como unos nuevos ojos, aún siendo tus mismos globos oculares, pueden cambiar tanto tu vida. Lo mejor de esto es que depende de ti, y solamente de ti.

Párate, ¡salta del tío vivo! Verás como una vez hecho no era para tanto.

Y cuando estés ya abajo; cuídate, perdónate los errores, atiende lo que necesitas, señala el disfrute como objetivo final y elige para ti un trabajo en el colegio, instituto o en familia, lleno de sentido, creatividad y alegría.¡ Lo mereces! De hecho no tienes otra cosa que hacer que ser un profesor/ra, padre o madre ¡¡feliz!!
¡Solo tienes que darte el permiso!



Como siempre: ¡Ganamos todos, si Aprendemos todos!

Marina Escalona


Escuela de verano para padres y porfesores "Aprendemos todos": Una escuela para hacer, sentir y dsifrutar. http://youtu.be/BD8th2fMzlU

No hay comentarios:

Publicar un comentario